Filo y Sofía 

 

*Más destapados que nunca

Mary Jose Díaz

Tras la caída de Zoé Robledo a la gubernatura de Chiapas, muchos se han aparecido pensando que los astros se alinean a su favor; tal es el caso del diputado federal Ismael Brito Mazariegos, que grita a los cuatro vientos que buscará ser postulado por Morena, Carlos Morales no se ha quedado atrás desplegando publicidad por todas partes; de paso hasta el excandidato a la gubernatura del PRI, Roberto Albores Gleasón, cree que desde el PT puede alcanzar su sueño de gobernar Chiapas, y no se queda atrás Enoc Hernández Cruz, aunque evidentemente hay otros nombres, pero esos ya desde hace tiempo hacen proselitismo adelantado.

En el caso de Ismael Brito Mazariegos, la tiene difícil, pues desde que fue Secretario de Gobierno, no logró hacer las alianzas necesarias para crecer políticamente en la entidad, al contrario; el cargo le quedó grande ante tantos conflictos por los que atraviesa la entidad; el funcionario se dedicó a quitar notarías que de última hora fueron otorgadas por el exgobernador; Manuel Velasco Coello, en lugar de aprovechar la posición para hacer una estructura fuerte, lo cual como diputado federal tampoco ha consolidado.

Ahora bien, en los últimos meses en lugar de que fuera nombrado para coordinar la campaña de Adán Augusto López Hernández en Chiapas, lo mandaron a Oaxaca, lo que evidentemente le mermó presencia en la entidad, mientras que los empresarios Marden Camacho y Jesús Domínguez, se convirtieron en políticos de emergencia y ahora, hasta aspirantes a algún cargo de elección popular agarrando el vuelo, que no tuvo Brito para que a estas alturas tuviera alianzas y posibilidades reales.

En el caso de Carlos Morales de Tuxtla, como se hace llamar, ha desplegado una campaña en redes sociales y con lonas donde publicita su imagen e intentó subir mediáticamente, luego de que Manuela López Obrador, salió a decir “serenos morenos”, debido a que; sugerir sus aspiraciones en Chiapas, provocaron una ola de críticas sobre nepotismo contra el presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque Carlos evidentemente no tiene ningún parentesco con el presidente y su campaña no levanta pero ni comentarios negativos.

En el caso de Roberto Albores Gleasón, la verdad es que los priístas que votaron por él y que son un bastión importante del tricolor, no votarán de nuevo por él, pese a que se vaya a comunidades a sudar la playera y subirse a la góndola de una camioneta para que todos vean que es humano y alcanzable, pues este trabajo lo debió haber hecho antes, es decir; cuando fue senador donde solo se recuerda a un Albores junior en lujosas suburbans, que no tocaba el suelo. Ahora bien, de todos modos en la plataforma del Partido del Trabajo, no tendrá muchas ventajas competitivas, pues el PT es un aliado de Morena que definirá a nivel nacional a su candidato y donde está muy lejos Albores de ser el preferido, eso sí, a lo mejor alcanza un huesito en las posiciones que habrán de ofertarse como diputado federal.

Por otro lado, se encuentra Enoc Hernández, quien desde el Partido Verde Ecologista de México, juega con todas las posibilidades para entrar a un proceso con miras a ser en candidato a la gubernatura por el Tucán, donde tendría que enfrentarse con Jorge Luis Llaven Abarca y Luis Armando Melgar Bravo, que también tienen un proceso de convencimiento adelantado, desde hace varios meses en las estructuras del verde, aunque hay que reconocer que Enoc, es como la pobreza, se mete hasta donde no lo están llamado, y está generando ruido al interior de este partido pues ya encabeza reuniones multitudinarias.

Enoc, es popular y sabe llegar a los ciudadanos, por lo pronto, en la capital del estado ya reunió a líderes de todos los partidos, en una comida donde reveló sus aspiraciones y donde asegura tener aliados para enfrentar cualquier circunstancia que se le presente. Afirma que ha logrado sus sueños de ser presidente municipal y líder de un partido y; entre gritos de sus seguidores aprovecha para presumir que es chiapaneco y que nació en un ejido de Jiquipilas, de donde salió para hacer realidad sus sueños, como sea “El Flaco de Oro”, levanta polvo.

 

Con Filo

Ahora bien, dentro de los que ya están y suenan para participar como candidatos a la gubernatura de Chiapas se encuentran el titular de la Secretaría de Obras Públicas, Ángel Torres Culebro, con un gran trabajo en materia de infraestructura en la entidad, El Secretario de Hacienda, Javier Jiménez Jiménez, quien tiene como carta de presentación el orden de las finanzas en Chiapas; El Secretario de Salud, José Manuel Cruz Castellanos, que es uno de los más descalificados pues utiliza recursos públicos para posicionar su imagen, el diputado federal; Jorge Luis Llaven Abarca, cuya capacidad está probada pues al inicio de este gobierno, no dudó en restablecer el estado de derecho con la restitución de predios invadidos en diferentes partes del estado; El Senador Eduardo Ramírez Aguilar, que es uno de los preferidos en Morena dada su capacidad de acuerdos y la estructura que le permitiría ganar una elección sin problemas y por último; la senadora Sasil Dora Luz De León Villard, que en caso de determinarse género mujer, es la que está más posicionada que cualquiera de sus compañeras mujeres que también aspiran, tal como las diputadas federales; Manuela Obrador y Patricia Armendáriz, operadoras de Zoé Robledo y que se habían descartado, pero que con la salida de la jugada de Robledo, estas nuevamente entraron al tablero, aunque un poco desgastadas y tarde; además está el magistrado Placido Morales Vázquez, que también se dice amigo del presidente y que desde hace años sigue participando. En fin, en política no hay nada escrito, el 10 de septiembre conoceremos al candidato a la presidencia de la república y por tanto, habrá más idea de cómo quedará la jugada política en Chiapas y si es hombre o mujer, por lo pronto andan todos confundidos.