QUÉ MÁS PUE…

Carlos Rafael Coutiño Camacho

1.- Honduras y su migración
2.- Próstata el cáncer del miedo

Las elecciones que se desarrollaron en el país de Honduras, determinará que pasará con la gente y si deciden o no seguir con los movimientos migratorios hacia Norteamérica (Estados Unidos y México), la gente no es que no quiera salir, es que tuvieron el apoyo del gobierno.
Las condiciones son exactamente las mismas, el dolor, miseria, grupos armados, falta de empleo, poco apoyo en salud, solo por citar algunos puntos que refieren los mismos hondureños al decidir partir de su país de origen para México.
La decisión de quien gane o no las elecciones, no determinará realmente que pase a futuro, lo que si es concreto es que hay quienes están decididos a seguir saliendo no en caravanas, sino como siempre lo habían hecho, por grupos pequeños de no más de 3 familias en ocasiones por persona para no ser detectados.
Los hondureños como los haitianos son los más desprotegidos, porque los que han pasado de El Salvador y Nicaragua, a pesar de su crisis, si saben manejar armas y están inmersos en eso, drogas incluso, así lo dan a conocer quienes han militado en su momento en la guerrilla y han estado en Chiapas.
Hoy se conoce que las necesidades son reales, claras y de aplaudir la decisión de migrar, pero el éxodo tiene también como el aborto sus propios patrocinadores, quienes apoyan, más allá si es negocio o tiene otros tintes políticos, la realidad es que es un tema que va a cambiar la política internacional.
Lo hará en cuanto la decisión de tomar nuevas formas de ayuda a los países o en su caso de sumarlos a los territorios poderosos; nadie quiere decirlo, pero es posible que haya quienes vean ya a algunas naciones pobres como colonias de Estados Unidos e incluso de Europa.
En síntesis una recolonización basada en políticas humanitarias según ellos, primero meten las armas, drogas y enfermedades y luego llegan a decir no más balas, drogas y sí medicamentos. Una farsa pero que será el método para lograr sus fines.
Aunque solo será paliativos, la realidad es que la pobreza también es un negocio, ni se va acabar, ni se va a disminuir, todo es parte de un buen trabajo planeado para atender y beneficiar a los realmente poderosos, tampoco se soluciona como lo marca el presidente de México, lo cual es muy fantasioso.
Retomando el caso de Honduras, se calcula por ese mismo país que diariamente un promedio de 100 personas salen a otros puntos, el problema es que no hay más que ver hacia México y Estados Unidos, con lo visto ahora por ellos, seguramente nuestra nación se convertirá en el punto exacto para situarse.
Más allá de que puedan ser un problema o no, hay que ver las estadísticas y México quizá sea más extranjero que mexicanos, de hecho lo es, la muestra está en que se tiene de muchos países del mundo, no por los apellidos, si no por su mismo lugar de nacimiento y algunos por su origen.
Luego entonces que hay que ver en México si no más que colonias enteras de gringos, centroamericanos, Israelitas, cubanos, africanos, y que decir en Chiapas que hay gobiernos ya municipales que son asiáticos, de ahí que hay que observar la realidad.

PROSTATA

Aunque la presencia de COVID sigue siendo un tema preocupante, también debe serlo el del cáncer de próstata en el caso de los hombres, pues de no ser atendido como corresponde, sin duda será mortal para quienes la padecen.
De acuerdo a datos estadísticos indican que Sonora, Baja California Sur y Sinaloa fueron los estados que presentaron las tasas de mortalidad a cinco años más altas a lo largo de las tres décadas, las razones no se exponen, pero sirve para atender y entender su razón.
Ahora bien, en este siglo 21, Chiapas, Guerrero y Oaxaca, así como en Campeche, Hidalgo, Michoacán, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Veracruz y Yucatán contaban con las tasas de mortalidad más bajas o presentaron una reducción significativa.
Llama la atención del porqué de ello, para algunos es la alimentación, otros más la falta o mucha actividad sexual y no faltó el dato de que esto puede ser incluso genético, pero lo que si es importante, es que muchos murieron sin saber que tenían esa enfermedad, aunque parezca curioso.
Los investigadores consideran que las bajas tasas observadas durante los primeros años del periodo en los grupos de mayor marginación pueden ser debido a la falta de un diagnóstico preciso; sin embargo no descartan que también pueda ser debido a errores en el registro de la causa de muerte.
De acuerdo con algunos médicos particulares, la próstata suele ser muy traicionera, y en Chiapas registra incluso tasas altas en lo que va de los últimos 5 años, el problema es que los hombres insisten en no ser auscultados vía anal, argumentos que solo demuestran miedo a padecer de la enfermedad.
Ahora que se obtiene resultados con el análisis de sangre, tampoco se acude a ello, hay campañas y solo se calcula que alcanzan a llegar el 60 por ciento de los trabajadores de donde se realiza, pero la población mayoritariamente que labora en la vía pública, casa o campo, no asiste a una atención médica.
Tampoco hay datos que revelen la realidad del caso en Chiapas, por se necesita de un registro nacional de cáncer que permita un análisis más profundo acerca de la oportunidad del diagnóstico y tratamiento de este padecimiento y en especial del cáncer de próstata.
De acuerdo a datos, aparecen que los investigadores consideran que uno de los retos del sistema de salud en México consiste en determinar las deficiencias en recursos humanos y materiales, así como, los factores individuales que limitan la búsqueda de atención médica.
Esta información permitiría diseñar y evaluar las mejores estrategias costo efectivas para reducir las brechas en el acceso al diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata.