Comentario Zeta 

Carlos Z. Cadena/

Campantemente renuncia delegado del INE en Chiapas, y se va con un alud de sospechas pública electorales.

Una bofetada  y mucha ironía a los chiapanecos fue la que hizo el delegado del INE en Chiapas, Arturo de León Loredo, que aparte de que fueron las elecciones federales más  desordenadas y sospechosas  en la historia de Chiapas,  y que todavía rondan muchos cabos sueltos de desconfianzas y dudas   pública,   como si se tratara de un protagonista de la democracia,  todavía se da el lujo de renunciar y exponer su carrera de 28 años en el servicio público electoral, solo faltó que alguien dijera que su nombre se empotrara en la pared del recinto del congreso del estado.
Arturo de León Loredo, después de aquel 6 de junio, día de las elecciones, evitó dar entrevistas a los distintos medios de comunicación chiapanecos alegando que todavía seguía el proceso electoral,  y así se siguió todo el tiempo, y con él se van muchas sospechas públicas de denuncias de fraudes electorales, que como nunca se habían dado en la  entidad, de escenarios sin precedentes como la del diputado federal actual de MORENA, José Luis Elorza, que sin hacer “campaña electoral” en el distrito electoral federal de Tapachula, le ganó a dos candidatos a diputados federales que todo el tiempo hicieron campaña  y que levantaron expectativas de triunfo, que recorrieron todos los municipios del distrito electorero y solamente en ellos radicaba un posible triunfo, sin embargo misteriosamente la tortilla  se volteó y ganó el   empleado del dirigente nacional de MORENA, Mario Delgado, que resultó ser José Luis Elorza.
Fue algo fuera de serie dentro de la antidemocracia de Chiapas y del país,  donde no solamente acusaron la intervención de Mario delgado, en favor de quien había sido su empleado del staff que rodea al dirigente nacional de MORENA, en la capital del país, pero que también Mario Delgado pidió a actores políticos de Chiapas para buscar el mecanismo de no politizar este triunfo de ripley de la democracia federal en Chiapas,  y que mostró que en efecto muchas cosas fraudulentas se hicieron  en la entidad que hoy está siendo fracturada en su territorio geográfico. Con este apoyo que le dieron a su “empleado” a diputado federal, Mario Delgado se comprometió a apoyar al menos a dos diputados federales más de Chiapas que buscaron Comisiones legislativas en el congreso de la Unión y solamente uno de ellos logró obtenerla.
Arturo de León Loredo dio por terminada su carrera en Chiapas como funcionario del Instituto Nacional Electoral (INE) y con ello el último cargo que desempeñó como vocal ejecutivo de la Junta Local en Chiapas. Recordó que fue el 1 de febrero del año 2019 cuando inició funciones en la entidad, un trabajo que, dijo, desempeñó con mucho gusto, sobre todo porque estuvo rodeado de un equipo de trabajadores “profesionales, comprometidos con la legalidad y el servicio público”. Se mordió la lengua.

Chiapas el último lugar en el país con pobreza y analfabetismo, pero salimos los más cumplidores en democracia y civismo

(A continuación, nuestra columna resumida del pasado 6 de julio de 2021, a un mes de las elecciones federales y estatales de Chiapas):
“Arturo De León Loredo, oriundo de Tamaulipas, empezó en la tercera trasformación en asuntos electorales y fue con la cuarta trasformación que asume la responsabilidad en Chiapas de manejar el proceso electoral intermedio (2021) y casi es un hecho que se quede para el 2024, por los resultados triunfalistas que presentó: Chiapas con su condición de ser el más analfabeta y pobre del país, fuimos los que mayor votamos por nuestros diputados federales que fueron los más votados en todo el territorio nacional. Lo crea o no lo crea.
Fuimos ejemplo en el mundo, de que, siendo la entidad federativa, más paupérrima y desdichada en pobreza y en educación, en México, demostramos a todos los seres humanos sobre la faz de la tierra, que seremos pobre, pero no antidemocráticos, somos unos “chingones “en cumplir con nuestro deber cívico, aunque no haya educación y se sufra con la pobreza y la marginación. Fuimos mejores que los gringos y los europeos, hasta la ONU debe reconocer a los chiapanecos.  Lo crea o no lo crea.
El titular del INE en Chiapas, Arturo de León Loredo y el coordinador operativo del mismo, Pablo Emilio Trejo Jiménez, lograron lo que hasta ahora era imposible de pensarlo, que son los chiapanecos los mexicanos con más civismo, nacionalismo y democracia que rompimos records con nuestros diputados federales que será recordado el 2021, como un año que a los chiapanecos nos hizo lo que “el viento a Juárez” la pandemia y el letal coronavirus nos tuvo miedo, Chiapas salió a votar. Ojalá lo diga en “La Mañanera” el Presidente López Obrador y le aplaudan a los chiapanecos. Somos los que más democracia tenemos en todo la República mexicana. Mínimo un reconocimiento en “La Mañanera”. Otra vez, lo crea o no lo crea.

Incongruencia en el Distrito Electoral federal de Tapachula; será recordado toda la vida.

Sin embargo, quisiéramos que todo fuera muy cierto, y que efectivamente dijéramos que los chiapanecos fuimos los que mayor cumplimos nuestro deber cívico y democrático en el país en las intermedias del 2021, solamente para dar un dato de la incongruencia, despropósito, disparate y rallado en lo absurdo, fue lo que sucedió en el distrito electoral federal con sede en Tapachula, donde compitieron  en busca de la diputación federal, el candidato de la alianza “Va por México”, PRI-PAN y PRD, Clemente Miguel López Zepeda y el  candidato del PVEM José Antonio Toriello Elorza,  quienes hicieron una campaña de penetración en los  7 municipios que lo conforman  que son: Cacahoatán, Frontera Hidalgo, Metapa, Suchiate, Tapachula, Tuxtla Chico y Unión Juárez. Vaya manera de fregarse.
El XII Distrito electoral federal de Chiapas es uno de los 300 distritos electorales en los que se encuentra dividido el territorio de México para la elección de Diputados Federales, pero con haber vivido una historia negra que contrasta con la auténtica democracia de la que tanto se habla y se jacta en el país. Resulta que el candidato de MORENA, José Luis Elorza, sin haber hecho campaña, ni siquiera en la propia ciudad de Tapachula y ahí está su pobre hoja personal de trabajo de campaña, al grado de que por días no salió de su domicilio, porque nadie lo “pelaba”, en la ciudad, al grado de que su reducido grupo le iba a somatar la puerta de su casa para que saliera a realizar campaña electoral. Las mismas redes sociales advertían del fracaso de Elorza Flores, porque además era un “reelegido” y no había hecho absolutamente nada en su primer periodo de diputado federal. Algo verdaderamente sensacional y fuera de serie, y lo volvieron a poner de candidato.
El nuevamente elegido diputado federal por Tapachula, José Luis Elorza, trabajo directamente con el dirigente nacional de MORENA, Mario Delgado, con esa figura laboral de “asistente”, y junto con El “Sirenito” Miguel Ángel de los Santos, el que también fue diputado federal, estrella de Tonalá en el 2018, fueron empleados del dirigente nacional del vino tinto.
El caso Elorza Flores es para toda la vida. Gano sin hacer campaña electoral, duplicó en votos a los que, si salieron y se fregaron el lomo electoralmente. Un caso de ripley.  Ese fue el distrito 12.

Deja un comentario