Comentario Zeta 

Carlos Z. Cadena

Controversia constitucional se define mañana, sobre límites territoriales entre Oaxaca y Chiapas.

Con escenarios confusos, vagos y sobre todo de ripley, porque no deja de ser sorpresa sobre la presunta perdida que suena a una historieta de fantasía de nuestro territorio Chiapaneco a manos de los estados de Oaxaca y sorpresivamente de Tabasco, que al menos este servidor desconocía si había habido un problema territorial con el estado de Tabasco, lo que si era conocido ampliamente es el problema agrario conocido como “Los Chimalapas” entre Oaxaca y Chiapas que se arrastra desde 1940.
Una lucha agraria que hay hasta libros completos de cómo se gestó el problema y la confusión que hay entre la lucha de Oaxaqueños contra chiapanecos, una lucha que dejó pasar los gobiernos federales durante más de 80 años, y que apenas hace siete años se interpuso una controversia constitucional (121-2012) promovido por el estado de Oaxaca demandando la fijación de la línea limítrofe que debe de regir entre dicha entidad federativa y el estado de Chiapas. Un problema grande que se busca más que un litigio legal, un buen acuerdo fraterno entre la población que vive en esta región de Los Chimalapas, que algunos orgullosamente se dirán Chiapanecos y otros Oaxaqueños.
Lo que si no se puede negar es que los chiapanecos llevamos dos golpes políticos que tiene mucho que ver con la historia de Chiapas que para bien o para mal, nos convertimos en mexicanos por decisión propia desde 1824. Se enojen o no se enojen siempre nos han visto el centralismo federal como “hijos bastardos de la federación”. Así como se le da tributo a las entidades federativas donde pasó la revolución mexicana y que eso le da un valor hasta para recibir grandes presupuestos federales, en Chiapas no hemos recibido absolutamente nada para beneficio de la entidad, no ha habido una respuesta favorable por esta gesta histórica de habernos anexado a México. Eso no cuentan en nuestro país, o les vale un soberano cacahuate pensar en ello. El centralismo federal siempre nos ha pegado a los chiapanecos.
Ayer decimos textualmente que el primer golpe político en el gobierno federal actual fue que se llevaron el trazo de la frontera sur a los límites de Oaxaca y Veracruz, donde se instaló la franja interoceánica del desarrollo nacional desde las ciudades de Salina Cruz Oaxaca y Coatzacoalcos Veracruz, y Chiapas quedó convertido únicamente en un “corral de migrantes” que así se la va a llevar los seis años del actual gobierno federal. A Chiapas lo convirtieron en un lugar exclusivo para darle albergue y morada a los extranjeros mientras sacan sus papeles migratorios para poder seguir su travesía al territorio nacional y buscar el sueño americano.  (Sic)
El segundo golpe de la 4T según la agencia periodística Chiapas, es la que se pretende ahora, primero y según documentos oficiales en posesión de ese medio informativo, existe la posibilidad que el recién creado municipio de Belisario Domínguez, al igual que territorios de los municipios de Arriaga, Cintalapa y Ocozocoautla, sean segregados de Chiapas e incorporados a Oaxaca. Más allá del verdadero asunto antes mencionado de “Los Chimalapas”, entre Oaxaca y el municipio de Cintalapa en Chiapas.

SCJN le regresa a Oaxaca 160 mil hectáreas de selva que Chiapas invadió

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), aprobaron en lo general el proyecto de sentencia que favorece a Oaxaca en lo que se refiere a la definición de sus límites. Lo anterior fundamentado en la Controversia Constitucional que se presentó el 29 de noviembre de 2012. La sentencia, presentada como proyecto por parte del ministro Fernando Franco en la sesión ordinaria de la SCJN de este lunes, ratifica que se reconocen los límites que la entidad oaxaqueña tiene establecido en su Constitución Política, explica el coordinador regional del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas, Miguel Ángel García Aguirre.
Con el fallo de la SCJN, que se dio nueve años después que se presentó la Controversia Constitucional, se ratifica que las 160 mil hectáreas de selvas y bosques disputadas entre Oaxaca y Chiapas desde 1967, corresponden a las comunidades zoques de San Miguel y Santa María Chimalapa.   Las autoridades de ambas entidades tendrán seis meses de plazo para que instrumenten la resolución en la zona oriente de Los Chimalapas, o sea serán los congresos locales los que se emplazan a realizar entre los próximos 30 meses consultas entre los pueblos indígenas de la zona para resolver los conflictos que se han generado por esta larga disputa, y que incluso ha provocado choques armados trágicos.
De esa forma, adelantó Miguel Ángel García Aguirre, los 24 núcleos agrarios que se crearon en la zona de disputa a instancias de ganaderos y talamontes pertenecerán territorialmente a Oaxaca y sus pobladores podrán acogerse al estatuto comunal zoque de Santa María o San Miguel Chimalapa, si desean trabajar en la zona salvaguardando la selva y los bosques. Ahora, con la sentencia de la SCJN pasarán a formar parte del territorio oaxaqueño.
Para el coordinador regional del Comité Nacional de los Chimalapas, las autoridades de ambas entidades tienen el enorme reto de instrumentar la sentencia de la SCJN evitando actos de violencia entre los pobladores de la zona oriente de los zoques. Nada, dijo, justificará resistencias ni actos violentos.
La Controversia Constitucional número 121/2012 fue presentada el 29 de noviembre de 2012 por el gobierno de Oaxaca, por las presiones que ejercieron las comunidades zoques, molestas porque en noviembre de 2011 el gobierno chiapaneco de Juan Sabines Guerrero, creó el municipio Belisario Domínguez, en tierras de Los Chimalapas y territorio oaxaqueño.
Con la sentencia de la SCJN, dijo García Aguirre, y con la instrumentación del resolutivo, ese municipio chiapaneco de Belisario Domínguez, tenderá a desaparecer porque forma parte de las 160 mil hectáreas ubicadas dentro de los límites de Oaxaca.

Mañana jueves 11 se determina la línea limítrofe entre Oaxaca y Chiapas. Mañana la resolución final….

Según el boletín oficial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) numero 344/2021, con fecha de 8 de noviembre,  textualmente señala: “La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en sesión del Tribunal Pleno, inició el análisis de la controversia constitucional sobre límites territoriales, promovida por el Estado de Oaxaca en contra del Estado de Chiapas, en la que solicitó que se fijara la línea limítrofe entre ambas entidades federativas e impugnó el Decreto 008, publicado el 23 de noviembre de 2011, con el que el Congreso del Estado de Chiapas creó el Municipio de Belisario Domínguez, entre otros actos.
En esta sesión, dentro de los aspectos procesales preliminares, el Pleno determinó que este tipo de procedimiento por conflictos de límites territoriales, previsto en el artículo 46 constitucional, es de naturaleza declarativa y constitutiva, no anulativa; por lo que, en este caso, la litis consiste solo en fijar el límite territorial de ambas entidades federativas. La discusión de este asunto continuará en la sesión del Pleno del jueves 11 -mañana-  en la que se analizará finalmente la propuesta del proyecto para determinar la línea limítrofe que debe regir entre Oaxaca y Chiapas