PRI presenta punto de acuerdo para que la Reforma Eléctrica incluya el desarrollo del sureste de la República

  • Rubén Zuarth, convocó a las y los diputados a involucrarse en el tema, aportar desde el análisis, para brindar a las y legisladores federales de Chiapas, propuestas sustantivas que contribuyan a una representación de todas las voces en la entidad.

 

El diputado Rubén Antonio Zuarth Esquinca, presentó un punto de acuerdo para exhortar a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, incorporar en la Reforma Constitucional en Materia de Energía Eléctrica una Perspectiva Regional que contribuya al fortalecimiento de las condiciones económicas, sociales y de desarrollo para el Sureste de la República.

Manifestó que el debate que se vive a nivel nacional sobre las nuevas reglas y marco constitucional en la industria eléctrica, obliga a participar con responsabilidad, rigor técnico, un análisis abierto, plural, en el que todas las voces sean escuchadas, para poder aterrizar las acciones más pertinentes.

«Los congresos no se inventaron para tomar decisiones rápidas, sino para tomar decisiones acertadas, por ello se deben escuchar a las y los científicos, especialistas, investigadores, académicos, sociedad civil, líderes de opinión; desde luego, que se escuche al sector privado, a las empresas y sectores productivos, porque en su visión y conocimiento podemos encontrar las mejores soluciones para el Siglo XXI; particularmente, queremos que se escuche a Chiapas».

Invitó a las y los diputados que integran la LXVIII legislatura, a no quedarse fuera de esta discusión, a no caer en las tentaciones centralistas, porque el sureste del país tiene un papel relevante tanto para el sector eléctrico como para el desarrollo en su conjunto.

“Para eso están las asambleas, para eso estamos las y los diputados, para que las decisiones se ponderen, se evalúen, con serenidad, con mesura y con precisión”.

Es necesario que la Reforma Eléctrica, tenga la perspectiva regional, es decir, que incluya un enfoque diferenciado, en el que cada región y entidad federativa cuente con acciones especiales.

Esto está sustentado en que las condiciones de la industria eléctrica, las economías, vocaciones productivas, condiciones sociales y de desarrollo no son las mismas en todo el país, concluyó.