COMENTARIO ZETA 

CARLOS Z. CADENA

El espionaje se debe de castigar con cárcel, y en Chiapas “hubo”  espionaje de altos vuelos.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, se mostró no solamente molesto, sino enojado después de conocer la información de espionaje telefónico a través de un software “Pegasus” en el sexenio de Enrique Peña Nieto, pero también hubo indignación nacional desde Baja California hasta Chiapas y ya no se diga indignación mundial, al conocerse que a través de la nueva tecnología usted puede ser “espiado” no solamente en sus tratos laborales sino en la misma vida íntima. Fue tajante el Presidente de México: “Los mexicanos no debemos de permitir este tipo de espionaje dentro de la sociedad mexicana”.

Es más, López Obrador pidió que el pueblo de México esté atento a este tipo de espionaje y que se denuncie, no puede permitirse este tipo de perversidades dentro de nuestras familias mexicanas. Dijo que se debe denunciar estas tropelías de espionaje y llevar a la cárcel a los trúhanes y rufianes que se dedican a este tipo de fechorías y travesuras. “Desde cualquier lugar y región del país”, denuncien, desenmascaren a estos bandidos, ha sentenciado el Presidente de todos los mexicanos.

Hace días en Tuxtla Gutiérrez algunos colegas advirtieron sobre este tema de que se estaba escuchando mucho “eco”  en sus celulares y que anunciaba –o delataba- de que posiblemente los tenían “interconectados” a un aparato moderno de espionaje para seguirle los pasos a periodistas, empresarios, sacerdotes y dirigentes y militantes de los diversos partidos políticos que hay en Chiapas. Y no es nuevo hay muchas historias de espionaje en Chiapas, sobre todo que dependían desde las Procuradurías de Justicia, y personal que dependía de la Secretaria de Gobierno de años anteriores.

Chiapas no puede dejar de suscribirse a este fenómeno de espionaje, hay muchos personajes de Chiapas que lograron supremacía nacional dentro de la procuración de justicia que cuando eran invitados para ser Procurador o Fiscal, lo primero que hacían era grabar y espiar a los que consideraban sus adversarios, y mucho de estos fueron periodista y directores de medios de comunicación chiapanecos. Hasta ahora no ha habido denuncias formales, solamente comentarios discrecionales, pero en caso de saberlo, pues hay que denunciarlo al ámbito federal para evitar que haya proteccionismo a nivel estatal. ¿pero no se duda qué haya gente que este gravando a los chiapanecos. ¿Aquí cabría preguntar dónde están – o a donde fueron a parar- todos los aparatos que espiaban a los chiapanecos que costaron millones de pesos? ¿ A dónde fueron a parar estas herramientas tecnológicas de espionaje?

FGR revela que tiene un caso judicializable de espionaje con sistema con PegasusLa Fiscalía General de la República (FGR) reveló que tiene debidamente probado un primer “caso judicializable” de la utilización del equipo Pegasus para espiar a múltiples personas durante la administración de Enrique Peña Nieto. Señaló que, sobre los nuevos datos que se han hecho públicos, respecto a diversos espionajes a personas de un alto perfil en el país, como el círculo cercano al presidente, dijo que se incorporarán a la investigación ya señalada. Dijo que esto es con el objeto de ampliar, en su caso, las investigaciones correspondientes, para lo cual se habrán de desahogar las diligencias de investigación que procedan. Por lo pronto, señaló que uno de los personajes espiados en la pasada administración está Manuel Mondragón y Kalb, comisionado de Seguridad en la administración de Peña Nieto.

Espionaje en Chiapas

El pasado 26 de junio del 2017, con el título de “espionaje en Chiapas”, el periodista e investigador Sarelly Martínez Mendoza, escribió desde Tuxtla Gutiérrez, que el espionaje sistemático a periodistas y activistas sociales del que ahora se acusa con sustento a Enrique Peña Nieto, tiene sus paralelismos con el gobierno de Juan Sabines Guerrero, cuando controló el feudo chiapaneco con campañas de difamación, vigilancia y amedrentamiento a sus críticos. Y agrega Martínez Mendoza:

“Navor Francisco Ballinas Morales, ahora rector de la Universidad Intercultural de Chiapas, fue señalado como el operador de la red de espionaje cibernético que incluyó también a funcionarios locales, empresarios, dirigentes de partidos y líderes sociales. La atmósfera del Gran Hermano era de tal magnitud, por el grado de perversión con que Juan Sabines desarrolló su gobierno, que gran parte de la sociedad se sentía grabada, intimidada y expuesta a la comidilla pública. Navor Ballinas debería explicar las teclas que tocó en su calidad de subsecretario de Innovación Tecnológica para dar cuenta de “la vida de los otros”; los programas que manejó y hasta dónde llegaron los tentáculos de auscultamiento a ciudadanas que intentaron transparentar el ejercicio Sabinista. Una de las estrategias de intervención telefónica se registró a través de celulares que el gobierno regaló a periodistas chiapanecos y que tenían 700 pesos de créditos mensuales” .

Sigue diciendo el investigador Sarelly Martínez, que “Navor Francisco Ballinas, amigo del entonces gobernador Juan Sabines Guerrero y protegido de Mauricio Perkins Cardoso, se hizo de la rectoría de la UPCH por sus buenos oficios prestados en sexenio Sabinista. El espionaje es el acto más cobarde de un político cuando la víctima no es un delincuente, sino un crítico a quien se desea silenciar mediante la divulgación de su vida privada. En el caso de Juan Sabines su estrategia fue más allá. Armó verdaderos expedientes difamatorios que se difundían en blogs —muy de moda en ese entonces—, correos electrónicos, Twitter y Youtube. Después de esta primera etapa procedió a la ejecución de órdenes de aprehensión”.

Escribe y denuncia el periodista chiapaneco: “Héctor Bautista fue acusado de promover la pornografía infantil y la pederastia, todo porque era el webmaster de infochiapas.com, el primer portal informativo que dio a conocer la deuda pública que empezaba a acumular Juan Sabines, a espaldas de la sociedad, pero en complicidad con el Congreso del Estado.

Los periodistas que no obedecían las directrices de Comunicación Social eran puestos en la picota de la vergüenza pública con información inventada y transmitida desde cuentas de Twitter, financiadas por el gobierno del Estado, como @donchoma2010, @rumaldochis, @donrumarecarcad, @El_ObservadorV, @Sneutron y @noti_chiapas. Y Remata:

“Enrique Peña Nieto ha seguido esa línea Sabinista de la vigilancia, la grabación y el ataque directo a sus críticos y adversarios políticos. No se pueden entender la difusión de conversaciones privadas, como las de Lorenzo Córdova o las de Andrés Manuel López Beltrán, el hijo del Peje, sin el software espía Pegasus.

Y pronosticando que parece salir cierto, Sarelly Martínez finaliza: “En algún momento se investigará al presidente por este atropello a la vida privada, y ojalá, cuando eso suceda que no será en este sexenio por supuesto, se voltee la mirada a Chiapas, en donde es posible que haya iniciado la historia moderna del espionaje en México”.

La gran pregunta: ¿La cuarta trasformación espiará a los chiapanecos? ¿Serán fisgones los de MORENA?  ¿Serán husmeadores? ¿Usted qué 0pina?.

Deja un comentario