QUE MÁS PUÉ…

Carlos Rafael Coutiño Camacho/

1. Ediles, neófitos en salud.

2. Autismo.

Chiapas ha actuado en la medida de sus posibilidades, hay responsabilidad de parte de la Secretaría Salud y se suman otras instancias para combatir los estragos que puede provocar el COVID-19, existen empresarios y comercios, así como ciudadanos comprometidos con la salud personal y pública.
Sin embargo, las recomendaciones no son tomadas en cuenta por otro grupo de ciudadanos y de presidentes municipales, en el primer caso es a título personal, pero con los ediles sí es un asunto delicado y de mucha responsabilidad social; ellos no están dotando de agua a sus municipios.
La recomendación es que haya agua para el cuidado de la salud, sin embargo, la falta de capacidad, interés y decisión, hace que muchos municipios tengan problemas serios de abasto, lo que pone en riesgo a la población, el exhorto de Cruz Castellanos es claro, den agua y con ello garantizar seguridad.
El COVID, deja al descubierto las graves carencias que existen en Chiapas, desde el saqueo que hiciera los anteriores secretarios de salud, con hospitales falaces y medicamentos nunca entregados, hasta la mala calidad y ausencia de agua.
El gobierno del Estado, tiene la obligación de atender las necesidades de salud en este caso, pero es un yugo muy grande el que le dejaron, con estos brotes, empeora, pero también es cierto, que se está dando un trabajo excepcional para el bien común de los conciudadanos.
Se tiene que pensar en un modelo, que ponga en el centro a las personas, que incluya y sea igualitario, es el momento como lo plantea el gobierno de Escandón Cadenas, voltear a ver al pueblo, cumpliendo con la ley y hacer realidad el derecho humano, no se equivoca el mandatario, cuando plantea que hay que crear la metamorfosis social.
Los presidentes municipales, están obligados socialmente a garantizar el vital líquido, pero jurídicamente tienen responsabilidad si se dan casos masivos por la carencia del agua; no se trata de un jalón de orejas simple, es empezar a corregir errores masivos de quienes ocuparon un cargo anterior.
El COVID, resultó ser una epidemia para México, pero también abrió los ojos, para entender lo que la voz de Dios, a través del pueblo, reclama mejores condiciones de vida, que ya se deje por los ediles, de pensar en robar, saquear, y promoverse a los siguientes cargos de elección popular.
Se requiere urgentemente, un cambio cultural social, donde ya no haya solo memes, sino acciones contundentes de todos, gobierno y sociedad, para afrontar cualquier contingencia, incluyendo los naturales, como los sismos que se nos hacen presente diariamente, sin olvidar que cada temporada de lluvias, se está en la idea de posibles inundaciones y hasta en cualquier momento, pueda darse una erupción de nuestros volcanes.
El COVID no mata, nos dicen; pero nuestro desdén, nuestra cultura de la ley del embudo sí; no nos va a matar esta epidemia, pero sí nuestra forma de ser con acciones discriminatorias, las fobias que nos aparece y que decir de la maledicencia que día a día sacamos en contra de todos.

AUTISMO

El próximo 2 de abril, es la conmemoración del autismo, una enfermedad que afecta a los niños que lejos de tener una opción, terminan los padres, con el miedo del rechazo y agresión que puedan sufrir sus hijos, por otros niños que se consideran como normales, a pesar de ser agresivos.
No hay un dato real, pues las estadísticas son oficiales, es decir, solo los casos que acuden a la atención, pero muchos padres de familia deciden tomar caminos distintos, ir a un médico particular o en su caso no asistir con ellos, lo que provoca que no se tenga en realidad un número de menores con este padecimiento.
Se calcula que cerca de 10 mil niños en Chiapas pudieran tener autismo, estos casos se encuentran en algunos municipios del centro, altos, sierra, incluso selva; no hay un factor determinante que dé a conocer el porqué de la enfermedad en los pequeños, aunque se logra dar atención y de calidad en algunos casos.
La recomendación es evitar que los padres se compadezcan, por el contrario, tienen que decirles una vez y que en esa enseñanza aprendizaje se logre dar resultados, el ruido no tiene tampoco porque ser un problema para ellos, se tiene que ir adecuando a la realidad y entorno a la que viven.
Siempre existirá la ayuda, si se detecta a tiempo como en todos los casos, lo que se tiene que hacer es en este momento, un trabajo formal que permita en todo caso, ver si hay el riesgo y evitar a toda costa que avance, el amor de los padres debe ser es posible que exista el problema y no dejar todo al aire, aventurándose a lo que sea.
Afortunadamente hay una ley en Chiapas que vela por ellos, es de orden público, interés social y de observancia general en el territorio del Estado de Chiapas, la cual tiene por objeto promover la detección y desarrollar estrategias de Intervención Interinstitucional, con el fin de prestar servicios de calidad a las personas que viven con alguno de los TEA, mediante la protección de sus derechos reconocidos en la Constitución.
Se establece como Políticas Publicas serán otorgados a través de la Secretaria de Salud, Secretaria de Educación, Procuraduría de Protección de Niñas, Niños, Adolescentes y la Familia del DIF estatal y municipales, Asociaciones de padres de familia y Asociaciones Civiles, con el objeto de generar estrategias de intervención y apoyo que permitan el acceso a un tratamiento profesional de las personas con TEA y sus familiares.
Es claro que debe haber la incorporación a una vida plena y productiva; sin discriminación, si inclusión, integración, unificación de dependencias para la atención, derechos humanos, que serán fundamentales para el logro de salir avante ante este trastorno de los infantes en el caso de Chiapas; donde cada uno de ellos siempre mostrará el respeto y amor de los padres, familiares, gobierno y sociedad.