COMENTARIO ZETA

Carlos Z. Cadena/

Reconoce AMLO, los yerros de MORENA, y lo que puede venir.
El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, después de haber pasado por 18 años de coloquial lucha política electoral a lo largo y ancho en nuestro país, que ganó en más de alguna ocasión “la Presidencia de la República”, y se hicieron “pijiji” los que ostentaban el poder federal, sin duda el personaje mexicano de mayor liderazgo social de toda la República Mexicana, tanto en la final de la tercera como ingreso de la cuarta transformación, fundador dela franquicia partidista que lo llevó al poder como es MORENA, hoy por vez primera advierte justamente en muchos años, que el movimiento nacional que él fundó como es MORENA, – movimiento que él mismo fundó y con el cual ganó la Presidencia– se “echa a perder” no solo renunciará a su militancia, sino que también pedirá que le cambien el nombre al partido.
“Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echara a perder, no solo renunciaría a él; me gustaría que le cambiaran de nombre porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país, entonces no se debe manchar ese nombre”, comentó el presidente en su conferencia de prensa matutina de este miércoles.
En las últimas semanas, las grandes siglas de MORENA, se despintan, se desdibujan, se desfiguran y lo grave se falsean, por escenarios grotescos en la lucha por dirigir los destinos nacionales de MORENA, o por dirigir la mesa directiva de los senadores o diputados lucha partidista exclusivamente de los integrantes de MORENA; o de intestinas luchas de militantes que están cerca de López Obrador, como Ricardo Monreal o Martín Batres.
La familia partidista de MORENA, se golpetean entre ellos mismos, se suenan acaloradamente, aunque después los bajen del ring, mostrando que son más camaradas y amigos que enemigos, solamente para distraer la atención nacional, pero que nadie se va con la finta, que las siglas de MORENA, se la disputan políticos del mismo partido político, con la consabida de apoderarse del instituto político que hoy gobierna a México, de una manera apabullante, como nunca un partido político había tenido tanta aceptación en la historia del país, pero también resulta ser el partido político más nuevo con gran injerencia de poder político, que está llevando a algunos liderazgos Morenistas, a posibles fracturas y quebrantos en la unidad y fraternidad de la militancia.
El Presidente de México, López Obrador, indicó este miércoles, que cuando acudiera a la plenaria de los senadores de Morena les entregará una carta para fijar su postura sobre los cambios que afronta este partido que en noviembre renovará su dirigencia nacional. El mandatario aseguró que su gobierno no intervendrá en este proceso interno e indicó que los servidores públicos que se involucren en esta elección van a tener que renunciar a sus cargos: “El gobierno no va a intervenir a lo que corresponde a las elecciones en Morena… no se va a utilizar al gobierno, ni el presupuesto del gobierno y los servidores públicos que participen van a tener que renunciar”, advirtió tajantemente.
López Obrador reiteró que le pedirá a los integrantes de Morena cuidar los principios e ideales, recordándoles que lo que acaba con los partidos es “el buscar triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole”. “Eso es lo que acaba a los partidos, la ambición del poder por el poder entonces que se pongan siempre por delante el interés general”, le pidió el presidente a los militantes de esta fuerza política. Y fue contundente y reconoció la verdad: “Es muy lamentable que partidos que surgen defendiendo causas justas terminan muy mal”, mencionó.
Este mensaje se suma a una serie de recomendaciones que ha hecho el mandatario a quienes forman parte de Morena. Anteriormente les ha pedido dejar atrás prácticas como el acarreo y permitir el voto libre en su proceso interno. A diferencia de otros presidentes, López Obrador se ha alejado públicamente de las actividades partidistas e incluso ha evitado posicionarse o conciliar ante los conflictos internos que han surgido entre los liderazgos morenistas.

Urge instalar cercos sanitarios entre Chiapas y Guatemala. El peligro de salud acecha.
El Presidente de la Comisión Independiente de los Derechos Humanos en Chiapas, José Manuel Blanco Urbina, dijo ayer a Diario de Chiapas, que urge en la frontera sur entre Chiapas y Guatemala, que se instalen cercos sanitarios en materia de salud, para evitar que se propague enfermedades provenientes de África, donde se dan las enfermedades más mortales del mundo como el Èbola. Advirtió que enfermedades como el dengue, el Zika y la Chikingunya, justamente entraron a México, provenientes de Centroamérica, y curiosamente son fenómenos de salud provenientes del Continente Africano.
“Hasta ahora en nuestros recorridos no se ha observado ningún cerco sanitario en la frontera sur, lo que muestra el grado de vulnerabilidad todavía que arrastra esta frontera mexicana, sigue abandonada y olvidada aún”, dijo tajante Blanco Urbina.
Dijo también que es muy fácil aplicar la ley migratoria mexicana en la frontera sur, como es la de exigir al migrante que traiga consigo su tarjeta de no antecedentes penales, y además de mostrar su carnet de salud pública que se da en los países Centroamericanos, incluyendo los extranjeros que vienen de África, Haití, u otros como Cuba. Dijo que los Africanos tienen derechos humanos para que se les respeten, pero primero tienen que cumplir con ciertas normas de migración para que se le pueda otorgar un tiempo razonado para atender el requerimiento de sus salvoconductos, y no violentar la ley de nuestro país como lo vienen haciendo los grupos de Africanos en la Estación migratoria “Siglo XXI” de Tapachula.
Enfatizo un par de veces que es urgente la instalación de cercos sanitarios federales en la frontera sur, porque el problema no solamente es para los chiapanecos, sino para todos los mexicanos del territorio nacional, que pueden ser vulnerables a una enfermedad producto del fenómeno migratorio del sur del país.
“No es un problema de Tapachula, Suchiate, Tuxtla Gutiérrez o San Cristóbal de las Casas, es un problema de seguridad nacional, que nos puede afectar con pandemias y eso se debe de advertirle a los nuevos funcionarios de salud pública federal y al señor Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien ya antes había comentado en una mañanera que se instalarían “cercos sanitarios” en el sur de México, , pero hasta ahora no hay ninguno”, señaló el Ombudsman Independiente de los Derechos Humanos en Chiapas.

Transparencia en el IMSS.- Mediante un proceso transparente y competitivo se buscará los mejores 35 perfiles para encabezar la titularidad de las oficinas de representaciones estatales en todo el país. Habrá paridad de género para garantizar que la mitad de estas oficinas las dirijan mujeres. Se dará a conocer una convocatoria con los plazos de inscripción y el desarrollo de cada etapa. Los actuales delegados del IMSS nos van a ayudar a encabezar el proceso de cambio. Como parte de los cambios que en el país lleva a cabo el presidente Andrés Manuel López Obrador, el IMSS realizará un proceso más transparente y competitivo que privilegiará los méritos y fomentará el servicio profesional de carrera para designar a los mejores cuadros médicos en estos cargos. Dixe.