COMENTARIO ZETA

Carlos Z. Cadena/

A un año del triunfo electoral, la mejor proeza no es ni económica, ni de seguridad, es tema migratorio
En un hecho inédito este fin de semana, más de 100 migrantes originario de Haití, que serían deportados a su país de origen, protagonizaron al interior de un avión en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Tapachula, un amotinamiento de película donde al menos se habla de dos heridos, y que fueron recogidos por una ambulancia de la localidad. Se había registrado amotinamientos en la Estación Migratoria “Siglo XXI”, y en la instalaciones de la Feria Mesoamericana de Tapachula, y no una, sino varias veces, pero lo del sábado del avión propiedad de la policía federal, fue un caso muy singular.
Resulta increíble, las redadas que hace la Guardia Nacional, la policía federal y el Instituto Nacional de Migración en esta frontera sur del país. Vaya manera de servirle a la petición del Presidente Donald Trump, porque al menos en Tapachula, ya entraron o están entrando la policía mexicana y agentes de migración a hoteles, vecindades, casas de huéspedes y cantinas, y la orden es agarrar a todo extranjero que no cuente con papeles legales, y que la ciudadanía lo ha aplaudido y reconocido también. La gente de Chiapas, apoya a la Guardia Nacional.
Inclsusive la gente de Chiapas, ha empezado a levantar la voz de que también sean detenidos los polleros que son un ejército en esta puerta del país, quienes son los que llevan hasta la frontera norte, a los migrantes Centroamericanos, Cubanos y Haitianos que buscan el suelo de los Estados Unidos, cobrándoles grandes cantidades de miles de dólares. En redes sociales dicen los chiapanecos que también deben de ser detenidos muchos defensores de derechos humanos, que no están acreditados y abogados de la localidad que han conformado grandes “mafias de tramitología para apoyar a los extranjeros” pero a cambio de mucho dinero. En Tapachula, hay ya personajes que han sido señalados de hacerse millonarios con el fenómeno migratorio que desde Octubre del año pasado alcanzó su nivel más alto en la historia, y donde apareció la “mafia para esquilmar al migrante extranjero”.
Por el lado de Guatemala, habría de llegar esta semana agentes de Migración de los Estados Unidos, que junto con la policía Guatemalteca también buscaran detener la oleada desde este país centroamericano. En más también en un hecho inédito, la policía de la tierra del Quetzal, ha empezado a detener a salvadoreños y Hondureños en su geografía nacional, algo que nunca se había hecho. Según información para Diario de Chiapas, la Secretaria de Gobernación, nomás dejara registrado entre 20 y 30 mil extranjeros con derecho hasta para ser mexicanos y serán los que trabajaran en los viveros forestales que se establecieron en el municipio de Tapachula- Rumbo a Puerto Chiapas- y son a los que se comprometió el Presidente López Obrador.
Hoy justamente a un año de su triunfo electoral, (1 de Julio) el Presidente López Obrador, su mayor proeza ya en funciones, no ha sido ni económica, mucho menos en materia de seguridad, sino su mayor participación ha sido dentro del tema migratorio, que es el que logró increíblemente que se echara andar más inmediato la Guardia Nacional, y que es militarizada, y que ya nadie ha dicho nada, y que se aceptó que es necesario la labor de la instrucción militar en esta nueva encomienda de la Guardia Nacional. México en un año tal vez sea el más grande cambio que se haya hecho y es justamente un vuelco a la migración proveniente de Centroamérica y otros países, y no fue porque así estaba definido, sino el cambio se debió al enojón de Donald Trump, que nos puso una pistola en la sien al país, ante la amenaza de imponer aranceles a los productos exportantes de México. El cambio fue impuesto desde Estados Unidos.

Entra en funciones en México, la Guardia Nacional, desde la frontera norte hasta la frontera sur.
Desde ayer domingo, entró en funciones la Guardia Nacional, desde la frontera norte hasta la frontera sur. Fue el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que presentó oficialmente en Campo Marte, el arranque de la Guardia Nacional, una nueva fuerza de seguridad pública en el país, y donde reconoció que aún no hay avance en combate a la inseguridad.
Una Guardia Nacional que levantó ámpula desde su anuncio de creación, justamente por el fenómeno del militarismo, que lo conformaría, pero que dentro del escenario del fenómeno migratorio y la imposición de aranceles por el Presidente de USA, Donald Trump, en días se olvidó el tema de la funcionalidad del Ejercito Nacional, dentro de esta nueva policía mexicana, y recibiendo una orden, entro en funciones desde hace muchos ayeres justamente en la frontera sur del México, aquí en Chiapas.
Ayer domingo el Presidente López Obrador, fue precisó y reconoció: “Tenemos como pendiente resolver el grave problema de la inseguridad de la violencia, ahí no podemos decir que se ha avanzado, prevalecen las mismas condiciones que heredamos de los gobiernos”,
“Pero fue importante tomar la decisión de crear esta Guardia Nacional y lo hemos hecho en poco tiempo”, añadió López Obrador. “Se padece en nuestro país del grave problema de la inseguridad y de la violencia, que se profundizó, se intensificó en los últimos tiempos, a la par que se imponía una política económica antipopular y entreguista”, comentó el presidente. También, reconoció el apoyo de la Secretaría de Marina y la Secretaría de la Defensa Nacional en la formación de esta nueva fuerza.
La Guardia Nacional pretende combatir la escalada de violencia en el país y cuenta con capacidades de prevención, investigación y control migratorio.

El gobernador reconoce que el combate a la corrupción un asunto prioritario para recobrar la confianza ciudadana.
El gobernador Rutilio Escandón, se reunió este fin de semana con diputadas de la LXVII Legislatura del Congreso del Estado para revisar los avances de la integración del Sistema Anticorrupción. Con el objetivo de revisar los avances para la integración del Sistema Anticorrupción del Estado de Chiapas, Escandón Cadenas sostuvo una reunión de trabajo con las diputadas de la LXVII Legislatura del Congreso del Estado, Rosa Elizabeth Bonilla Hidalgo, presidenta de la Mesa Directiva, y Ana Laura Romero Basurto, presidenta de la Comisión de Vigilancia. Destacó la importancia de que todos los sectores se involucren en el combate a la corrupción como un asunto prioritario, con el afán de recobrar la confianza de la ciudadanía y asegurar que los recursos públicos se apliquen con transparencia en acciones que brinden desarrollo y bienestar a la gente.
Por ello, subrayó que con base en la Ley del Sistema Anticorrupción del Estado de Chiapas se establecerá la coordinación entre las autoridades de todos los entes públicos de la entidad, para la integración, organización y funcionamiento del Sistema Anticorrupción del Estado, con la finalidad de prevenir y sancionar las faltas administrativas y los hechos de corrupción, así como investigar la fiscalización y control de recursos públicos.
“Los servidores públicos estamos éticamente obligados a dar el ejemplo sin defraudar la confianza de la sociedad que hizo posible un cambio para que se logre la verdadera transformación del estado”, enfatizó Escandón Cadenas. Así las cosas.