QUÉ MÁS PUE

Carlos Rafael Coutiño Camacho/

*Minas, mineras y mineros

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo en Coahuila, que rescatará los cuerpos en Pasta de Conchos, así como abrir opciones para que los mineros de carbón tengan espacio en la venta de sus productos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), sin que abusen en sus precios.
Suena bien a primera instancia, sin embargo no es la solución a los problemas que se ha creado en contra del medio ambiente, se está perdiendo la biodiversidad y por el contrario lejos de resarcir los daños, se está aumentando con la destrucción y saqueo de estas minas.
El caso de Chiapas como un ejemplo, se anuncia que la colaboración entre nuestro país y Canadá seguirá, esto es un absurdo, sobre todo por la forma en que se presenta, primero la expulsión de la gente de su propia tierra, luego el saqueo lo que remonta a la época de Porfirio Díaz.
En un dato de Eugenia López, destaca que el reporte “Survey of Mining Companies 2018” del canadiense Instituto Fraser, México ya pasó del lugar 44 al 29 en el índice de atracción de inversión para el sector minero.
Esto es el peor anuncio que se le puede hacer a los pueblos indígenas y rurales, pero para la economía del gobierno es sensacional, pues de enero a septiembre de 2018, las mineras canadienses invirtieron en México aproximadamente 914 millones de dólares según el padrón de inversión extranjera.
El dato periodístico es que del 3 al 6 de marzo se llevó a cabo en la ciudad de Toronto un evento de promoción minera llamado “Prospectors & Developers Association of Canada” (PDAC, por sus siglas en inglés). El foro reunió a compañías mineras, empresas proveedoras de servicios, desarrolladores, geo-científicos, consultores, ejecutivos, autoridades, directivos de instituciones financieras y legales de la industria minera, provenientes de más de 130 países.
Según la nota, este evento, el gobierno mexicano organizó el Mexico Mining Day, en el que participó la Secretaría de Economía (SE) con una delegación encabezada por el subsecretario de Minería, Francisco Quiroga. Con su participación, la SE se dio a la tarea de fortalecer la promoción de nuevos proyectos mineros en el país y captar inversores en exploración minera en Latinoamérica y a nivel mundial.
No basta el problema que traerá el tren maya, ahora anuncian otro factor como el gobierno panista, de impulsar a toda costa las minas, en realidad no habrá sustentabilidad alguna, lo que habrá es más pobreza y expulsiones de los dueños de esas tierras que constitucionalmente les pertenece.
Aunque el gobierno federal, anuncia no sólo para Chiapas sino para otras partes del país, que ya se tiene conocimiento sobre yacimientos de minerales, estudios metalúrgicos, geología, presencia de proyectos y empresas mineras pero también sobre la situación hidrológica y sísmica, la existencia de áreas naturales protegidas o la repartición de núcleos agrarios, vegetación o usos de suelo a lo largo y ancho del país.
Y como una mera burla, el subsecretario de Minería, Francisco Quiroga, invitó a los inversionistas a hacer una minería que contribuya al estado de derecho y al desarrollo social. Así mismo, hizo un llamado a evitar el daño, mediante la aceptación de las consultas públicas, la protección ambiental y el respeto a los derechos humanos.
Es como decir, maten pero que no les duela, roben pero que sea poquito, y al pueblo aplaudan aunque los jodan, rían aunque no entiendan, tomense fotos y diganse amigos de los de arriba; son cosas que simplemente no se entienden, pero que ahí están presentes.
Ojo, pero el Senado de la República desechó la propuesta de modificación de la Ley Minera, que pretendía otorgarle a la SE el poder de cancelar concesiones mineras y declarar zonas “inviables de explotación” o “en conflicto por impacto social negativo”.
“En materia presupuestaria se encontró que la iniciativa es incompleta, ya que no se define el costo fiscal que implican tanto las nuevas funciones asignadas a la Secretaría de Economía y al Servicio Geológico Mexicano, así como las posibles cancelaciones mineras por el impacto de las medidas añadidas”, señala el desechamiento de la iniciativa.
Quiero compartir el dato de periodistas que señalan que estas empresas mineras de Canadá, para el caso Chiapas en específico, son un daño a más no poder, porque el simple hecho de violar derechos humanos, incluso han sido señaladas de ser responsables de la muerte de muchas personas.
Solo la editorial del New York Times, el comentarista mexicano Jaime Porras Ferreyra asegura: “Trabajos periodísticos e informes como el del Consejo de Asuntos Hemisféricos y el del Grupo de Trabajo sobre Minería y Derechos Humanos en América Latina han mostrado que empresas canadienses dañan el medioambiente, fuerzan desplazamientos de personas, ignoran la voz de comunidades autóctonas, intentan influir en el diseño de leyes nacionales y apoyan la criminalización de la protesta social”.
Finalmente, para Cesar Padilla, vocero del Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL), “la minería canadiense llegó acá con un discurso de minería limpia, de ayuda al desarrollo, y finalmente no cumplieron la mayoría de las promesas y compromisos que hacían».