El Estado debe apostarle al empleo: Emilio Salazar

b_400_0_16777215_00_images_portada_abril_emilio190417b.jpg

**Además de estabilidad y protección social, un empleo bien remunerado impacta positivamente en la integración social y el desarrollo personal**

Ciudad de México.- El diputado Emilio Salazar Farías, en su calidad de presidente de la Comisión de Desarrollo Municipal, sostuvo que un empleo digno no sólo promueve avances en las dimensiones de ingresos, estabilidad y protección social, sino que impacta positivamente en la integración social y el desarrollo personal.


“Un trabajo debe ser, además de productivo y justamente remunerado, un elemento de protección de los derechos —si éste es ejercido en condiciones de libertad, equidad, seguridad— pues es capaz de garantizar una vida digna”, agregó el legislador federal.
El representante del Distrito Electoral IX señaló que al ser Tuxtla la capital del estado, en ella se concentra el mayor número de empleos estables y el mayor número de chiapanecos en busca de mejores oportunidades, por ello “Se debe fomentar una mayor creación de fuentes de empleo por supuesto, la demanda es grande, pero no hay que descuidar a los demás municipios que cada vez padecen más la precariedad laboral. Necesitan trabajo pero no hay”.
El legislador chiapaneco que promueve una amplia campaña estatal de promoción a la inversión productiva para la generación de más y mejores empleos, explicó que las urbes no son las únicas con demanda laboral, en los municipios, principalmente rurales, piden las oportunidades de desarrollo, “En los recorridos que hemos dado, una constante es la falta de oportunidades laborales, por lo que se ven en la necesidad de viajar a otros lugares, pero a veces ni eso es posible. Por alguna u otra razón no pueden dejar su lugar de origen y tienen que padecer la falta de trabajo, de ingreso, de una vida digna”.
Finalmente, Emilio Salazar dijo que las autoridades y los representantes populares tienen la obligación de crear las condiciones para que la población pueda cubrir sus necesidades básicas. La mano de obra barata está ocasionando que la pobreza se perpetúe. El estado debe apostarle al empleo, concluyó.