JAQUE CON DAMA

Irma Ramírez Molina/

La presencia de Graco Ramírez a Chiapas, no es gratuita, sin duda es la formulación de un nuevo frente amplio opositor al PRI, aunque también a personajes de la política nacional y estatal, no puede evitarse una cosa de otra.


El ejecutivo de Morelos, tiene una sola intensión, trabajar como lo hace AMLO, para sacar al PRI y al PAN de la presidencia y los estados, ante la posibilidad de un triunfo, porque Graco no camina solo y menos como gobernador sabiendo que puede ser objeto de un golpeteo desde su mismo estado.
Ramírez quizá ve en Chiapas una posibilidad, pese a que no conoce el estado, se deja llevar por los políticos de la entidad, que bien o mal, también son señalados de actos de corrupción y en otros momentos en procesos que permitieron la aniquilación de la economía y de la estabilidad social.
Es claro que el gobernador no vino hacer campaña, lo que vino es a reunirse con empresarios para que sepan de lo que se está haciendo, de lo que se pretende hacer y de lo que es necesario hacer, para evitar una crisis mayor a la que viven algunos sectores de México y que pone en riesgo todo.
Según Graco Ramírez, es parte de lo que llamó la Nueva y Progresista Propuesta Democrática que se está construyendo en toda la República Mexicana, en efecto rumbo al cambio sexenal como también en los estados y algunos casos como Chiapas en el contexto municipal.
Buscó a través de verdaderos “inútiles” de la política un encuentro con empresarios, industriales y comerciantes, para dar a conocer sus propuestas que permiten un cambio, una transformación social, lo está haciendo en su estado, pero también lo está impulsando ahora en Chiapas, donde urge hacer cambios.
No lejos de ahí, está el ex mandatario de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía, que sigue empecinado en que es necesario acabar con Juan Sabines Guerrero, insiste en que el problema que tiene ahora el gobernador Manuel Velasco, es producto de lo que encontró y está arrastrando.
Sin defenderlo, si dejó en claro que es importante ver que no se siga perjudicando más a Chiapas, por culpa de quien ahora es cónsul, solo dejó entrever que “Cuando termine el periodo del gobernador Velasco, se habrán pagado en intereses 7 mil millones de pesos, que debió utilizarse en otras acciones en beneficio de los ciudadanos que no pudo reflejarse por este fenómeno de deuda pública”, donde no se benefició el pueblo, pero será el pueblo quien la pague.


BASE DE DATOS…-
Hace un par de días, se dio a conocer una fundación, esta se llama Fernando Castellanos Coutiño, como es de suponerse es el padre del actual presidente municipal de Tuxtla, lo que si hay que destacar que está enfocada a la donación de órganos.
Su tío un connotado médico que ha hecho cirugías en Houston, Texas, ha mencionado que tan grave es la situación de muchos enfermos por no tener un órgano donado, incluso hay quienes mueren, sin esperanza, simplemente sin razón de ser.
Fernando Castellanos Coutiño, fue un músico amante del rock, junto a su guitarra eléctrica hacía sonar en su casa de la Moctezuma, temas incluso dedicados a Dios, poco se hablaba de trasplantes y menos de la donación de órganos, temas que era delicados para el siglo pasado.
Sus hijos una niña y el ahora presidente de Tuxtla, poco conocieron de él, pero fue decisión de su esposa y de sus padres aceptar un mandato que él dejó, que se donara todo, ojos, corazón, riñón, hígado, pulmones a quienes lo requirieran, porque eso era dar esperanza de vida a gente buena.
Vale hacer mención, que independientemente de que se vea un asunto político por algunos, lo que hay que resaltar acá es el lado humano de ese padre, que, basados en catolicismo de los carismáticos, logró hacerse ese milagro junto a sus hermanos quienes aplaudieron tal decisión.
Hoy, quienes recibieron esos órganos, no saben quién se los donó, ni la familia sabe quiénes tienen esos órganos, solo los dos hermanos Javier y Francisco, pero que guardan discreción por ética, gracias a eso, esas personas viven felices junto a su familia, sale a colación, ¿Porqué no hacer lo mismo, porque no dar vida después de la muerte a quienes lo necesitan?.***
Tiene razón el Fiscal General, Raciel López Salazar, al señalar que “la gente ya no quiere discursos, no quiere mensajes, lo que exige son resultados”, por eso están obligados a redoblar esfuerzos.
Y es que calificó a la corrupción como un cáncer, que sólo se puede combatir si hay una voluntad férrea de todos, por eso “si no hay confianza y coordinación, hay nada, porque no se puede trabajar con deshonestidad y jalar cada uno de su lado, en pocas palabras, en seguridad no hay lugar a las improvisaciones o los protagonismos”.***

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@irmajaque