CÓDIGO NUCÚ

César Trujillo/
 
Valera, el incongruente / Penagos, el todopoderoso
Antes de abrir la boca y verter las críticas, o las intentonas de aparentar ser duros, los políticos deberían revisarse la cola para ver todo lo que arrastran y no terminar evidenciándose solos. Algo de esto le ha pasado al diputado federal del VII Distrito por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Diego Valera Fuentes.

Sí, diputado del partido del tucán porque es el espacio de ese instituto político el que ocupa y el que le regala 148 mil 558 pesos libres de impuestos cada mes, aunque se haya refugiado ahora en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) esperanzado que le den el espaldarazo y pase a ocupar un puesto en la Cámara Alta del Congreso de la Unión, y aunque diga, digno de Ripley, que ahora es de izquierda.
Diego Valera, que en últimas fechas se ha caracterizado por su cinismo y arribismo político al brincar como chapulín buscando deslindarse del PVEM que le regaló una curul, se ha subido al ring en una entrevista aprovechando sus cinco minutos de fama y, burdamente, ha “retado” al diputado local y presidente del partido Verde en Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, a que deje de moverse con el dinero del Congreso local (del cual Lalo Ramírez es presidente de la Mesa Directiva). Es curioso, en sí, que sea el mismo joven oriundo de Unión Juárez que usa el dinero del espacio del PVEM para seguir moviéndose y jugando a la socialité el que pida o exija, da lo mismo viniendo de él, la tan anhelada “transparencia”.
El primer paso que debería dar el diputado Diego Valera para que obtenga algo de credibilidad, así como para no mostrar su inquina al Partido Verde que le ha brotado de pronto al saberse en la orfandad política y sin futuro en el pico del tucán, sería renunciar a la curul del PVEM: es lo justo y lo que la congruencia política exige. Entregarla con todo y sus cuatro mil 952 pesos diarios que se mete a la bolsa y todas las canonjías que el ser legislador le da. Luego de eso, pienso yo, afiliarse bien al PRD sin andar buscando el apadrinamiento de Alejandra Barrales y el de Alejandra Soriano, que lo han apapachado como pichito recién nacido. Menos aún decirse que es de izquierda cuando en su trayecto lo hemos visto dando vítores al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al Verde, que lo ha proyectado hasta donde está, pese a ser un incipiente político que no ha hecho nada por la entidad.
El segundo paso sería ver si la militancia lo acepta. Los calificativos que ha recibido durante su estancia en el PVEM no han sido de apapachos ni loas. Al contrario, lo acusan de haber llegado a hacer promesas para conseguir el voto y luego haber padecido de amnesia (como la gran mayoría de políticos) y olvidar quienes lo llevaron al sitio en donde hoy se encuentra. Según se ha dicho, Diego Valera sólo es bien visto por la parte de la militancia que es la misma que anda dando respaldo al senador del Partido Verde Ecologista de México, Luis Armando Melgar Bravo, y que recae en los hombros del insigne secretario de finanzas, Agustín Bonifaz. Es decir, que Valera bien podría ser, por ahora, el alfil del senador en el sol azteca, rogando ante Dios que las cosas les salgan como las han planeado.
Lo cierto es que es mucho pedirle al heredero de los Valera que se aboque a la congruencia y a la honestidad. No la ha tenido ni la tendrá, y para su mala suerte esa no la venden en las riendas de la esquina, donde compró su ideología de izquierda.
 
Penagos, el todopoderoso
El menos favorecido en los espaldarazos del tucán, esta vez rumbo a la alcaldía coneja, es el diputado local por la zona oriente de Tuxtla Gutiérrez, Carlos Penagos Vargas. En varios videos que circulan en su cuenta de Facebook, con publicidad pagada (pues de otro modo se moverían muy poco), se vende como el chile de todos los moles y el arroz para todas las fiestas. Dice que se comprometió a eliminar la tenencia y cumplió, es decir, que el gobernador Manuel Velasco Coello se anda guindando del trabajo del legislador. ¡Vaya descaro del góber! (!).
Asimismo, afirma que está trabajando para evitar que las y los tuxtlecos sean víctimas de la corrupción y la impunidad, pero no le pasaron su iniciativa para quitar el fuero y en la antesala de que se cerrara el periodo ordinario ya fue advertido que ésta no pasará, a menos que a así convenga a los intereses del partido, pero eso no lo dice el yerno de Chachita Pariente. Menos aún que su iniciativa para que los usuarios de los estacionamientos en las plazas comerciales no fructificó y es simple letra muerta que no pudo ni con el exalcalde y regidor, Felipe Granda.
Así, en uno de los peores momentos para ser candidato del Verde (a menos que se dé una alianza con otros institutos políticos que los sostengan), Penagos suspira y se muerde las uñas esperanzado a que pueda llegar sin contratiempos, sabiendo que no hay Chachita que lo empuje.
 
Manjar
Ni el diputado Lalo Ramírez ni el senador Melgar Bravo firmaron el documento del PVEM. #Paloscuriosos // La recomendación de hoy es “Vientos de Santa Ana” del escritor Daniel Salinas Basave y el disco “Mi pecado” de Javier Solís. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.
 
@C_T1
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
9611678707